domingo, 19 de enero de 2014

En busca de la felicidad.....



                                 

  Voy navegando por el inmenso mar de la vida, surcando enormes mareas y terribles tempestades para buscar ese fantástico sentimiento lugar del que todos hablan y que, unos pocos, han logrado alcanzar al lado de quien uno ama y cuyo nombres es felicidad...
  En esta larga ruta como navegante, me he topado con todo, de ahí que desviara mi camino, incluso he llegado a encallar perdido a la deriva, esperando con anhelo a que una suave brisa me devolviese la fuerza y el deseo de seguir luchando en mi desesperado viaje pues solo contaba con las desgastadas velas de mi ya tronado barco…después de lo vivido, apenas me quedan fuerzas. Estoy abatido y casi debilitado ante tantas batallas. Lo único que ansío es encontrar mi felicidad…
  La fe es lo único que me queda, después de haber surcado tantos mares embrabecidos pero sé que, tras la tormenta siempre llega la calma lo que me da ánimos para seguir navegando hasta donde llegue mi hermoso viejo barco… Pensar que existe ese sentimiento, que no denota pena ni dolor, solo amor, hace que recupere el aliento seguido de la propia emoción…
  Mis ojos miran fijamente el horizonte, apenas parpadean, mi corazón se desborda como si me fuese a salirme del pecho, mi instinto me guía para no volver a desviarme del camino, mis manos se aferran con fuerza al timón, mientras que mis desgastadas y viejas velas, hacen el último esfuerzo, aprovechando la suave brisa que surge de la nada, la cual entona una apacible melodía para mis ya lastimados oídos…
  Estamos cerca, lo sé, puedo percibirlo, es una sensación grande la que me invade y me envuelve, que me llena de emoción y, al mismo tiempo, de sosiego pues quiero llegar para  disfrutar de todo aquello que siempre busqué y anhelé al lado de quien siempre me amó y esperó durante mi largo viaje a casa...     
   
   
  

© Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet.