lunes, 13 de enero de 2014

Oscura cárcel de amor



               
             

                                 

   Te escribo desde esta fría y lóbrega celda sintiéndome cautiva y esclava de tu amor el cual busqué y no encontré en mis largas y oscuras noches de soledad. No negaré que, me encadené a tus mentiras de niño malcriado, acostumbrado a tenerlo todo sin dar nada a cambio. Por eso caí, fácilmente, en la red de tu engaño, dejando atrás lo que en su día fui, para convertirme en una marioneta rota y deshecha a manos de un truhán, insensible y perverso como tú.
   No veo cuando poder liberarme de este loco cautiverio que me trastoca y me empuja al vacío. Por hallar, no hallo un mínimo de paz y silencio, aun cuando, mi alma vague traspasando los férreos barrotes de esta nefasta celda, no encuentro consuelo para tan triste llanto y desasosiego…
  Mi cuerpo, en un tiempo fuerte y sano, se debilita solitario entre las llamas del olvido.
  Mi corazón, henchido de dolor y rabia, a penas es capaz de latir con fuerza y de sentir en medio de tan aterradora oscuridad…
  Mi mirada busca en el horizonte una luz que la ayude a sobrevivir a tanto sufrimiento y calvario.
  Si acaso mis noches se tornan eternas y frías mientras, al fondo, mi triste melancolía hace coros a una desgarrada canción de lamento entonada por alguien que en su día te amó y, a la que tú supiste engañar de forma sagaz. El recuerdo se ciñe sobre mí como una horrible tormenta surgida de la nada. Porque fuiste tú, quien me manipuló, haciéndome creer que me amabas y que formaba parte de tu vida, pero la realidad era otra bien distinta. Descubrirlo me sumió en una horrible y febril locura, si cabe, cuando te lo pregunté, no tuviste el valor de admitir tu falso amor sino que te jactaste ante tus amigos diciéndoles que nunca me habías amado…
   Aun así no pierdo la esperanza de huir de esta oscura cárcel de amor que, a duras penas, me atormenta y atrapa…por eso me refugio en el tiempo, mi mejor aliado, para que mi alma regrese a mí toda curada y así emprender una vida nueva al lado de alguien que sea digno de mi amor…

       
   

© Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet.