martes, 4 de marzo de 2014

Libérame



     

   Toma mi mano y condúceme hacia ese reino de placer del que tanto he oído hablar y del que nada sé, pero que ansío explorar solo para traspasar la frontera de lo negado, contigo a mi lado.
  Incítame a pecar, de aquí a la eternidad, muéstrame esos ríos plagados de delirios, exentos de reglas, donde todo fluye de un modo natural, sin recato aparente, en la que los cuerpos desnudos, se pierden entre marismas de requiebros y anhelos, mientras se atraen como imanes de coral reluciente, seducido por la ternura de abrazos entrelazados y caricias íntimas que abrasan hasta la extenuación.
  Más bésame, con tus labios, empapados de excitación y promesas decididas, con los que me relamo a fuego acompasado mientras mi lengua y mis manos descienden por tu esculpido cuerpo, de hombros anchos, torso cincelado y estrecha cadera en la que me pierdo embriaga por tu aroma y textura varonil, que hace enloquecer entre acordes de gemidos y jadeos…
  Tómame, no tengas reparo alguno, haz que corra entre ecos de pasión y espasmos, mientras asaltas mis labios robándome un beso de completo bribón…sedúceme con tus artes amatorias, relamiendo cada centímetro de mi piel que cubre mi delicado cuello hasta perderte entre mis senos continuando con tu exhaustiva exploración lo que incentiva que ardamos en un completo embeleso.
  Más libérame con tus ardientes caricias de este loco tormento, que amenaza con robarnos el aliento…más no te detengas y acaba con lo que has comenzado... hazme tuya, hoy, mañana y siempre…     




   © Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet.