lunes, 3 de marzo de 2014

Siénteme



                

  
  Vivo cautivado por la calidez que irradian tus bellos ojos verdes, de mirada pura y transparente, la cual suscita en mí una indescriptible emoción, unida a esa sensualidad que emana de tus apasionados labios, impredecible y duradera aguamiel de la que me empapo, entusiasmado ante su delicado sabor refinado, más ambos bebemos hasta saciarnos en completo silencio…mientras en el exterior, el viento y la lluvia hace estragos en las peinadas aceras atestadas de charcos.
   Noche fría y velada...donde dos almas se preparan para encontrarse y fusionarse, rendidas frente a ese loco deseo, el cual surge como un relámpago dispuesto a arrastrarnos al más bello averno, pues no dudamos en avivar esas abrasivas llamas en forma de destellos de absoluta exaltación que recorren nuestros cuerpos exentos de ropajes y recato aparente. 
   Piel contra piel...dulces sabores entremezclados que embriagan la razón.
   Gemidos y gritos ahogados...perpetua necesidad de darlo todo a cambio de nada.
  Nobles corazones que se funden en uno solo para palpitar, rebosante de felicidad pues me guías a un universo nuevo, repleto de fantasías todas ellas imperecederas, mientras nos comemos a besos y acariciamos a límites insospechados…más tómame, sin demora, entre jadeos e intensas oleadas de espasmos que acompasan esta pasión surgida a modo de ciclón, impulsivo y temerario, dispuesto a arrasar con todo lo que haya a su paso…más nos dejamos asolar, largo y tendido, para acabar exhaustos, sellando con un beso todas esas promesas hechas en medio de tanta exaltación y admiración... 
  

© Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet.