miércoles, 26 de marzo de 2014

Sin aliento



            
  Báñame con el dulce frescor de tus labios, que invitan a los míos a un posesivo y ardiente beso cargado de pasión, aderezado por un febril abrazo que nos envuelve y esclaviza a mereced de este desatado deseo, que fluye rompiendo con lo cotidiano porque ambos ansiamos gozar, hasta quedar sin aliento…
  Más no dudas en brindarme tu hermosa desnudez, sin pudor alguno, algo que me excita mientras admiro extasiado cada una de tus delicadas curvas,  las cuales rindo  pleitesía con devotas caricias de amor que hacen que gimas y retuerzas en un completo deleite...lamo tu cuello con sorbos de absoluta admiración seguido por tus senos, exótica fruto que degusto encantado, mientras te tensas, arqueando la espalda emitiendo un sonoro suspiro que brota de tus labios, con los que me embeleso hasta la extenuación... nuestras lenguas se buscan y se desafían en un roce puramente carnal carente de decoro al igual que tus manos, quienes recorren desesperados todo mi cuerpo, el cual no tarda nada en arder, hambriento de deseo por ti…
  Rodamos excitados y jadeando, cruzando el límite de lo permitido, mientras nos fusionamos en un solo ser...sales a mi encuentro, agitando las caderas en abrasivas llamaradas de exaltación, que nos consumen entre largas y profundas embestidas las cuales nos elevan y arrojan al más sublime placer… 





 © Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet.