miércoles, 2 de abril de 2014

Atrapados



                                      
  Nos desmontamos con una infinita premura, ansiosos por satisfacer este sorprendente apetito sexual que brota de manera incontrolada, ya que nos empuja a actuar de forma irracional pues no dudamos en comermos a besos, cegados por una inquietante locura y necesidad que nos impulsa a acariciamos, entre significativas muestras de deseo que emergen de forma libidinosa haciendo que temblemos en ricos estremecimientos...
  Tus jugosos y húmedos labios impregnan los míos, empapándolos con primorosos roces de absorbente pasión, que avivan este repentino ímpetu que enardece nuestro corazón, el cual late a un ritmo vertiginoso dispuesto a rebasar todos los límites habidos y por haber, donde tu cuerpo y el mío se buscan y se miman, a través de imperiosas acometidas seguidas por una sucesión de jadeos, en la que nos damos mutuo placer, entregándonos totalmente a este inesperado encuentro carnal…
 Nos fusionamos entre llamaradas de delirios que nos alientan a revolcarnos, devorándonos hasta quedar sin aliento, pero no desistimos en nuestro loco empeño en querer atrapar la cresta de esa gigantesca ola, que va aproximándose, paulatinamente, hacia nosotros solo para someternos al más fascinante deleite que embriaga todo nuestro ser… 




© Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet.