martes, 6 de mayo de 2014

Adicción



              
  Tu amor es como ese veneno servido en una fría y frágil copa de la que bebo, cegada por este loco sentimiento que me arrastra hacia ti, sin yo poder evitarlo, porque eres lo que siempre anhelé y ahora maldigo, en mis momentos de mayor flaqueza y delirio…
  Siento una alarmante y enfermiza adicción hacia tu persona, de la que no consigo escapar para encontrar la cura con la que sanar mi adolecida alma...sigo siendo prisionera de la más aterradora pasión que domina toda mi existencia. De hecho me atrapa y me empuja hacia tu frialdad, que hiela mis entrañas hasta llegar a mi corazón, quien continúa afligido y cansado de esperar algo que nunca parece germinar...
  Porque así eres tú...Igual de sigiloso como mortífero cuando menos lo espero.
  Entretanto el dolor traspasa mi ser, sometiéndolo a la más aciaga angustia. Noto como mi sangre fluye, lentamente, por mis venas, sintiendo que voy desfalleciendo por milésimas de segundos, en medio de un remolino de suplicas, en cambio tú optas por ignorarme deliberadamente, posando tu altiva mirada hacia cualquier otro lado... Pese a ello, me armo de paciencia y valor, permaneciendo a tu lado, solo para volver a rescatar los restos de este nuevo naufragio que flotan a la deriva, en mitad de una helada ventisca cubierta de incertidumbre y amargura…



© Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet.