lunes, 30 de junio de 2014

Terquedad

                                      

  Apenas soy capaz de vivir sino es pensando en ti, y en lo que podríamos haber tenido si esta nefasta terquedad no se hubiera revelado contra nosotros, despojándonos de aquella felicidad que nos rodeaba y de la que nada queda ya, salvo los recuerdos que me envuelven en mis noches en vela, donde me refugio evocando tu hermosa estampa. Si acaso esbozo una cálida sonrisa, sintiendo como la nostalgia y la tristeza  invaden mi existencia de un modo devastador, pues siempre acabo entregándome al llanto el cual trato, inútilmente, de sofocar, cada vez que siento cómo ese vacío, plagado de amargura, intenta atraparme sin compasión alguna…
  Pero entrecierro mis ojos, y es cuanto más cerca te noto. No obstante fantaseo, haciendo que mis dedos tracen tu excelsa silueta en el aire, con la que no dudo en fundirme para beber de tus labios el más dulce néctar, mientras mis manos recorren tu cuerpo, avivando esa llama de deseo que, tiempo atrás, inundaba nuestras almas…como ese sentido ¨te quiero¨ que ahora se desvanece a medida que voy abriendo mis ojos solo para volver a la cruda realidad, quien me atormenta convirtiéndome en una ensombrecida figura impregnada de lamento y pesar, puesto que sin ti, no puedo estar...


 © Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.