jueves, 24 de julio de 2014

No me pidas

                        


  No me pidas que vuelva a quererte, de nuevo, sencillamente, porque  ya lo hice tiempo atrás, durante aquellos largos paseos bajo hermosos atardeceres aderezados con palabras de amor que hicieron estragos en mi corazón…ahora enmudecido ante esta efusiva pasión que me ofreces, como si nada hubiera sucedido, y a la que no quiero doblegarme, tal y como solía hacer antes, alentada por mis emociones las cuales me empujaron al aciago error de enamorarme de ti, solo para ver, poco después, cómo todo iba desvaneciéndose a mi alrededor incluida la ilusión...
  Fue así como conocí el amargo sabor de la contrariedad y el desamor, pero sobreviví a la tormenta en completa soledad, así como al luto que supusieron tus constantes ausencias, mientras mi alma enamorada iba despertando de aquel nefasto sufrimiento…por lo tanto, no me pidas que vuelva a descender a ese oscuro abismo del que apenas acabo de emerger, sobre todo, cuando dices sentir un profundo afecto por mí… algo incierto, teniendo en cuenta que la falsedad vuelve a escogerte para que camines a su lado, mientras me prometes lo que nunca me has demostrado… 


 © Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.