domingo, 27 de julio de 2014

Ven...

                    


   Ven…
  ...tómame...juguemos a querernos de nuevo, desnudando nuestras ánimas, olvidándonos del mundo y de quienes somos, incluso de ese oscuro abismo que nos separa, y que nos arroja a padecer la furia del más aciago sufrimiento, fruto de aquel dolor que emerge imperioso, doblegándonos a su voluntad, sin contemplación alguna...
  Ven…
  …rodéame con tus cálidos brazos y acaríciame el alma con aquellas palabras de amor que tanto me extasían. Degusta el dulce sabor de mi exaltación, mientras nos fundimos como la lava de un volcán en plena fase de erupción. Siente cómo el tiempo se detiene y la noche se transforma en pura magia, plagada de estallidos de placer, aquél que nos fue arrebatado, por mera estupidez…escucha el fuerte latido de este loco corazón, embriagado por la emoción al sentir el suave roce de tu piel excitando la mía, mientras mis manos recorren, lentamente, tu cuerpo, avivando, a fuego lento, esta pasión que nos atrapa y moldea a su libre albedrío en cada suspiro… en cada ruego…en cada agitación, seduciéndonos de un modo arrebatador, pues sabes que tu boca es mi aliento… tu dedos mi tormento…tu dulzura mi elixir…tu apetencia mi liberación…no obstante, toma de mi lo que quieras, pero no permitas que esto acabe, justo ahora que estoy soñando despierta, deseándote más que nunca…     



 © Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.