viernes, 8 de agosto de 2014

A tientas

                           


  Siento cómo mi corazón, en un tiempo apasionado e ilusionado, se debilita entre lamentos que brotan desde mi alma, vencida y cansada ante esta aciaga adversidad que asola estos fríos muros cubiertos de sufrimiento, el cual se alza ante mí mientras espero que esta horrible nube de dolor desaparezca al igual que esta terrible aflicción…simplemente porque confundí tu afecto con otro sentimiento mucho más profundo, que me extasió arrebatándome la razón, ya que viví una fantasía que solo habitaba en mi, y que yo me encargué de atesorar, irracionalmente, guiada por el febril deseo de querer amarte, pero solo pude oír un ¨no¨ doliente que emergió de tus labios sinceros cuando te pregunté si sentías amor por mí…
 Recuerdo que te miré, y, por leve instante, mi mundo se tiñó de sombras. Más enmudecí, al acto, queriendo huir, a tientas, pero mis pies descalzos se quedaron estancados en un sendero deshabitado, exento de flores y mariposas...si acaso me consolaste con sentidas palabras de aliento con las que me percaté que siempre te tendré, pero sin poder tenerte tal y como ansío, dado que para tí solo soy una buena amiga con la que no dudas en compartir secretos y conficencias, mientras tu mirada se posa en otra…


 © Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.