lunes, 1 de septiembre de 2014

Viejo baúl

                                       


   No me hables de amor, ahora que todo acabó, pues fue, precisamente, tu frialdad la que se afanó en congelar todo cuanto había a tu paso, incluida esta pasión que yace moribunda entre los vestigios de la desesperanza, al igual que ésta ilusión reducida hoy día a la propia decepción. No obstante el dolor se ha ido adueñado, poco a poco, de este pobre corazón, puesto en cuarentena por mera precaución, ya que su grave error fue latir a destiempo por quien más le importó, el cual optó por desatenderlo para dejarlo abandonado en medio de una profunda consternación. Ni tan siquiera el sol ni la luna pueden devolverle aquello que se le arrebató con tanta alevosía, dado que fue  despojado de todo cuanto poseía, hasta quedar huérfano de sentimientos...si acaso malvive a merced de un tibio recuerdo aletargado, y escondido en un viejo baúl donde pernoctan todas sus penas…las mismas que intento espantar para no dejarme vencer por tanta contrariedad…


© Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.