viernes, 24 de octubre de 2014

Funesta realidad

                                    


  ¿Por qué permitimos que el orgullo hablara, y de él brotara la amargura? ¿Por qué nos dejamos vencer sin tan siquiera luchar en lo que creímos? ¿Por qué esta inquietante agonía, que ahoga en nuestro ser?... Preguntas hechas al viento, el cual escucha este triste lamento...pues tal parece que no existe amor sin dolor, ni congoja sin razón, dado ¡qué triste y vacio se queda aquél que ama desde el corazón!…funesta realidad que impide silenciar este sentimiento que derroca la razón, ahora que nada tiene sentido…



                     ¡Feliz fin de semana a tod@s!¡Besos a montones! :)


 © Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.