miércoles, 24 de diciembre de 2014

Espíritus errantes

                             
                               
                       
                                  
                               
                            
    Cadenas que se rompen liberando aquellas ilusiones que nos unían, la cuales yacían atrapadas en un viejo rincón recubierto de oscuridad, donde tu alma y la mía permanecían esperando… ¿el qué?...¡ni yo misma lo sé!…pues cansados de lidiar contra nuestras propias emociones, nos dimos por vencidos cual espíritus errantes perdidos entre las tinieblas, mientras el lamento se ceba con nosotros…pese a ello, continuamos sintiendo cómo la angustia nos asfixia, arrebatándonos ésta el poco aliento que nos queda al ver reflejado el sufrimiento a través de nuestra mirada. Sin embargo, preferimos morir antes que admitir que nos echamos en falta, aun cuando en nuestro interior el dolor se nutre a raíz de esta nefasta soledad que nos acompaña…



© Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.