viernes, 30 de enero de 2015

Lánguidamente


                                                                            
                   
    Te acercas, lánguidamente, intentando agitar mis sentidos, pero apenas eres capaz de rozar mi alma, ya que te alejas, sin miramientos, solo para mostrarme cuán ligero es el abandono, y cuán perverso es el desconsuelo, cada vez, que éste emerge triunfante en medio de una horrenda oleada de anhelos y naufragios, los cuales me acometen en la taciturnidad de mi retiro, mientras este corazón maltrecho implora, en vano, una caricia con la que poder calmar su malestar a pesar de la indiferencia con que lo sigues tratando…
                     ¡Feliz fin de semana a tod@s! ¡Besos a montones!  :)

© Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet