miércoles, 12 de agosto de 2015

Edén



                          


   Elevas mi alma sobre las puertas del cielo, donde jugamos a amarnos entre ardientes ruegos, que nos consumen…desatando las cadenas, que custodian las ganas, avivadas por la desinhibida caricia de tus labios mágicos, quienes saborean, pecaminosamente, la delicada línea de lo prohibido…mientras nos bañamos entre  sutiles llamas impregnadas de deseo, que asoma cual sombra insomne sobre nuestros cuerpos desnudos, preparados para tomar posiciones…pues cabalgamos, entre insólitas subidas y bajadas, hasta vislumbrar aquel hermoso edén, que nos ampara con su suave y embriagador gozo que aturde nuestro sentido…esparcido sobre el jadeante lecho…donde se agita nuestro pecho entre agradables espasmos de mutua aprobación… 

© Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.