I A veces, resurjo. Otras, me pierdo entre la virulencia de la...