jueves, 6 de agosto de 2020

A media luz






                                                                           I

A veces, resurjo. Otras, me pierdo entre la virulencia de las olas que golpean mi costado… Y sola yo nado entre la agitada espuma hacia esa templada orilla en donde observo agotada la vida y sus contornos afilados…Así como la luz que la abriga… Y es cuando quiero ser esa luz frente a esta turbulenta oscuridad que se hospeda en mi garganta como una bandada de aciagos pájaros negros… ©Charlotte Bennet

 

                                                         II

Todas las palabras se convirtieron en voces cantadas en una ceremonia desnuda oficiada por un viento alegre que acoge a la niña enamorada y sedienta. –Bebe de este cáliz como ofrenda al amor– dijo alguien… La niña bebió y en su corazón se perfiló la noche envenenada. ©Charlotte Bennet

martes, 4 de agosto de 2020

Sentidos





I.                   A veces, pulverizo soles y dibujo tormentas sobre un prado verde aunque desértico, esperando que la brisa reemplace este tibio vacío que se propaga como la hiedra sedienta sobre mi garganta, mientras apelo a este silencio desamparado y a mi única verdad, es decir, mi perturbada soledad.  ©Charlotte Bennet

 

II.                 Un sitio repleto de ausencia… Una promesa olvidada en la memoria del otro… Recuerdos que fluyen alborotados… Y este hilo invisible que aún nos ata©Charlotte Bennet

 

III.              En el reverso de mis tormentas hay un dócil sosiego que palpita y apela a la luminosidad del alba en lugar de esta impetuosa oscuridad que sonríe silenciosa. ©Charlotte Bennet

 

                                                                            I A veces, resurjo. Otras, me pierdo entre la virulencia de la...