miércoles, 31 de diciembre de 2014

Sé tu mism@




                              
   Olvida el ayer y lo que fue de él…abraza tu presente sin dejar de lado tu mañana. Vence esos obstáculos que te impiden seguir las huellas de tu destino. Escucha, con atino, lo que tu corazón te dice…busca esa emoción que te impulse a amar y ser amad@ desde la sinceridad y no desde el engaño…no permanezcas atad@ a quien no te merece ya que el desamor tratará de enmudecer tu ilusión y condenar tu alma a un nefasto tormento que es preferible sortear...sé sagaz, no te quedes parad@ vagando entre la sombra de la indecisión. El tiempo apremia, no retrocede por más que uno lo desee. Por lo tanto no lo malgastes, tontamente, en frivolidades. Actúa, no dejes que nadie hable por ti. De hecho, haz que tu voz se oiga entre el murmullo del viento y las olas del mar. Sonríe a la vida cuando creas que nada tiene sentido, y que todo está más que perdido, pues has de saber que el sol siempre sale después de la tormenta…
  Abre puertas y ventanas, deja que el aire limpie impurezas…colorea y moldea tu existencia del mejor modo que sepas…y más que nada, sé tú mism@ en cada momento.

                                 ¡¡Feliz año a tod@s!! ¡¡Muchos besos!! :)

 © Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet

jueves, 25 de diciembre de 2014

Creí






                         
   Creí que la ilusión y la esperanza se unirían para volver a nuestro lado y así devolvernos lo que nos fue arrebatado, pero éstas recularon desvaneciéndose para dejar tras de sí un corazón deshecho, el cual le ruega al tiempo  olvidar para así aliviar este malestar que no quiere cicatrizar por más que lo intento persuadir con sólidos argumentos que no parecen surtir efecto… ya que igual lloro como me río ansiando poder enterrar este padecimiento y esparcir sus cenizas al viento…para que se disperse el recuerdo de este amor extraño dominado por la sombra del desencanto, quien prosigue caminando con pasos firmes arrasando con todo lo que encuentra  a su alcance incluida mi pobre alma entristecida…

                        Dedicado a mi querida amiga Paula Ameijenda Garrido.


© Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.  
               

domingo, 21 de diciembre de 2014

Siluetas de papel





                                                        

     Me cansé de dibujar siluetas de papel sobre un suelo mojado viendo cómo el tiempo transcurre en vano solo por esperar que cobren vida aquellas promesas e ilusiones que ahora se desvanecen como estrellas fugaces ante mis ojos. De hecho nada queda a mi alrededor, ni tan siquiera un motivo al que aferrarme para quedarme y luchar por alcanzar una estabilidad, la cual se tambalea bajo mis pies descalzos...Triste manera de acabar la de este corazón quien navega entre el hastío y el desaliento que conlleva el anhelar lo que siempre deseó y nunca se cumplió…no obstante, intento enterrar aquellos recuerdos que martirizan mi alma hoy vestida de luto por aquel amor que pereció en el más penoso olvido…

                           ¡¡Felices fiestas!! ¡¡Un beso enorme!! :)

© Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.  
               
           
                      
                    
                         
 

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Pacto



                               

  He llorado tantas veces tratando de acallar mis emociones que hoy mis sentimientos hablan por sí solos, pues ya no esconden lo que este corazón siente...Aun cuando mi mente lidiando prosigue solo para alejarme de esta profunda palpitación una parte de mi se revela arrojándome a la más dulce pasión a la que me entrego en silencio o a plena voz, porque no quiero perderte sino amarte entre suspiros exhalados y promesas infinitas que den cabida a un sagrado pacto de amor…pero sé que la realidad difiere de la fantasía... de lo contrario no me conformaría con una triste espera acompañada por un frío beso suicida surgido de tu recuerdo quien renace desde mi alma, la cual ansía cruzar este mar que nos separa, y que nos convierte en dos extraños que se miran sin verse siquiera…

                             

© Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.  
                                                    
                                               

               

viernes, 5 de diciembre de 2014

Laberinto

                                               


   Siento cómo flaqueo ante esta adversa corriente que me atrapa solo para arrojarme a los pies de un oscuro laberinto de emociones en el que mi alma se agita entre incesantes quejidos aderezados con ruegos, los cuales ensordecen el ánimo de quien lo intentó y nada recogió…excepto una escalofriante voz de silencio impregnada de olvido que ahuyenta cualquier atisbo de esperanza hoy perdida tras aquel frío y solitario andén, en su día, recubierto de ilusiones que extasiaron mi ser…No obstante, nefasta estampa la que me queda ahora que la pena se adueña de mi existencia, mientras la soledad habita este corazón deshecho de tanto dolor…



 © Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.

domingo, 26 de octubre de 2014

Versos amargos


                         


                                
                      
                                     


   Siento como la melancolía se ha adueñado de mi ser arrebatándome lo poco que me queda de tu recuerdo; apreciado tesoro al que me aferro para escapar de este sufrimiento que oprime mi corazón, el cual llora desconsolado por este amor moribundo perdido en la oscuridad del enmudecimiento. Triste tribulación que somete mi alma a padecer una aterradora locura exenta de cura…
  Rota de dolor, camino sola sobre espinas observando como la pena llena mis horas de completa soledad quien se yergue victoriosa ante mis ojos, mientras de mis labios  emergen los versos más amargos impregnados de tristeza y añoranza...ahora que sé  que nunca podré tenerte, ni mucho menos….
….amarte como yo quisiera. 

   
© Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.
   

domingo, 19 de octubre de 2014

Mi musa, mi pluma y tintero

                                   


   Apenas siento nada salvo un angustioso rugir de olas provenientes de un mar enfurecido que asola mi costa donde el sol se esconde tras estas nubes negras confinadas en el horizonte a la espera que se desate una gran tormenta. Más me protejo entre arrecifes ahíto de frío ansiando que acabe lo que nunca debió de empezar…dado que no quiero padecer esta tortura que devasta mi ser…pues ando perdido en la vorágine del lamento ya que te fuiste sin más adueñándote de todo cuanto tenía incluida mi musa, mi pluma y tintero...ahora nada poseo excepto un profundo malestar que traspasa mi alma doblegándola a un injusto sufrimiento que emerge... desde mi corazón herido....



 © Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.
 

martes, 12 de agosto de 2014

Atracción

                                    

   Por mucho que la dejadez intentó alejarlos el uno del otro ésta no lo consiguió dado que se dieron cuenta que aún les unía una creciente atracción seguida por una irrefutable apetencia surgida entre dos almas recubiertas de pasión…Sus miradas expresaban vehemente lo que sus cuerpos llevaban tiempo anhelando. No obstante, se dejaron atrapar por un irrefrenable deseo…Cuando los labios del hombre se posaron febrilmente sobre los de la mujer ésta tembló dulcemente ante la premura de aquel beso voraz que la impulsó a pedirle más. Él no dudó en corresponderla con sumo dulzor incitándola a paladear el sabroso néctar de la excitación que fluía de sus exaltados cuerpos envueltos en jadeos y suspiros entremezclados aderezados con intensas caricias y fogosas acometidas las cuales les llevó a alcanzar el clímax.


 © Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.

sábado, 9 de agosto de 2014

La chica del bar

                                           


   Cada vez que sentía la mirada de aquel extraño la chica  que trabajaba en aquel bar notaba cómo algo en su interior se desataba haciendo que su pulso se acelerara, mientras su mente fantaseaba buscando alguna emoción con la que poder escapar de su aburrida rutina. De hecho, su cuerpo ardía ansiando poner en práctica alguna de sus fantasías y aquel día dio el paso...
    Supo cómo seducirlo pues logró que se acercara. Se perdieron en el interior de su coche estacionado en un apartado callejón. El extraño tomó aquellos labios con un ardor incontrolado pues el deseo les atrapó. Él la apresó contra el asiento recorriendo con su lengua la suavidad de aquella sedosa piel femenina que enardecía entre  espasmos que el hombre absorbía fascinado acariciando aquellos senos que luego fue degustando deleitándose con las sonrosadas areolas…tanta exaltacion hizo que los cristales del auto se empañaran… Ella tomó el control moldeando con sus labios y sus manos el cuerpo del hombre avivando aquel fuego que los envolvía…No en vano él la sujetó por las caderas y sin más hundió su sexo en ella y la arrastró consigo para posteriormente alcanzar juntos el clímax. 



 © Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.

                                                                            I A veces, resurjo. Otras, me pierdo entre la virulencia de la...