sábado, 2 de agosto de 2014

Frío y lluvia

                           
                            


   Nos embarcamos en una repentina y loca aventura recubierta de deseo, la cual nos proporcionó una vida de ensueño que embriagó nuestro corazón, puesto que nos dejamos embelesar por una espiral de emociones que nos impulsó a disfrutar de todo cuanto poseíamos incluso de aquel presente rebosante de felicidad sin pensar en el  mañana. No dudamos en entregarmos a una exquisita pasión que fluía dando por hecho que nuestro amor nunca moriría sino que siempre permanecería, pero algo sucedió suscitando que aquel entusiasmo se perdiera y diera paso a la frialdad, la cual nos esclavizó asolando nuestras almas…Aun así nos aferrarnos a la esperanza pero todo see fue deteriorando como los días plagados de frío y lluvia…



 © Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.

                                                                            I A veces, resurjo. Otras, me pierdo entre la virulencia de la...