jueves, 6 de agosto de 2020

A media luz






                                                                           I

A veces, resurjo. Otras, me pierdo entre la virulencia de las olas que golpean mi costado… Y sola yo nado entre la agitada espuma hacia esa templada orilla en donde observo agotada la vida y sus contornos afilados…Así como la luz que la abriga… Y es cuando quiero ser esa luz frente a esta turbulenta oscuridad que se hospeda en mi garganta como una bandada de aciagos pájaros negros… ©Charlotte Bennet

 

                                                         II

Todas las palabras se convirtieron en voces cantadas en una ceremonia desnuda oficiada por un viento alegre que acoge a la niña enamorada y sedienta. –Bebe de este cáliz como ofrenda al amor– dijo alguien… La niña bebió y en su corazón se perfiló la noche envenenada. ©Charlotte Bennet

5 comentarios:

  1. Profundos versos que revelan una emoción escondida que ocultamos bajo capas de cartón piedra.

    Mil besitos, preciosa ♥

    ResponderEliminar
  2. interesante manera de ver los momentos de tu ida
    un placer el haberte hallado

    ResponderEliminar
  3. Cálices envenenados en los jardines sin alba.

    ResponderEliminar

                                                                            I A veces, resurjo. Otras, me pierdo entre la virulencia de la...