domingo, 19 de septiembre de 2021

Mendacium

 

Como aquella radiante rosa fui. 

Insólitamente cuidada.

 Eternamente comprendida. 

 Lo que ayer era delirio... 

Hoy se torna en indolencia oscura y envenadada.

 ©Charlotte Bennet

2 comentarios:

  1. La rosa, a pesar de todo, siempre guarda sus espinas.
    Un beso enorme, Charlotte.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda alguna. Gracias por leer y comentar. Muchos besos, corazón. :)

    ResponderEliminar

I    Como aquella radiante rosa fui.  Insólitamente cuidada.  Eternamente comprendida.   Lo que ayer era delirio...  Hoy se...