jueves, 23 de enero de 2014

Sentimientos



 
  Sabías lo que sentía
pero tú, te empeñaste
en intentar arrebatármelo,
a través de tu fingida sonrisa y estúpida estampa
de niña consentida y malcriada,…
pese a que éramos como hermanas…
   Sabías que él no sospechaba  
que mi corazón palpitaba fuertemente por él,
por eso te aprovechaste 
e intentaste ganarte su confianza,
haciéndole creer que le amabas,
pues mi amigo solo veía en mí
a su eterna aliada
con la que conversaba y pedía consejo
siempre que lo necesitaba…
pero no desisto en mi loco empeño
de querer desnudar mi alma ante él,
para decirle cuánto le amo, 
pero sé, que tú, mi eterna rival
emergerás entre las sombras,
vestida con tu traje de arrogancia y vanidad
solo para intentar ganarme la partida...
pero quiera el destino darte tu merecido,
mientras me brinda a mí la oportunidad
de demostrarle a mi amigo lo mucho que le extraño…

 

© Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet.

miércoles, 22 de enero de 2014

Mi amante y amigo



    
  Adoro el suave eco de tu voz
cuando me susurras al oído
lo mucho que me amas...
mi corazón henchido de cariño
no duda en estremecerse todo alborotado
para emprender un hermoso vuelo,
al suave compás de la brisa
que agita las hojas,
de aquel frondoso árbol,
donde tú y yo,
guiados por la pasión y el deseo
nos juramos amor eterno
ajenos a todo cuanto había a nuestro lado...
  Tu amor es la medicina
que cura mis momentos de flaqueza,
al recordar mi horrible pasado...
  Tú…
mi  apuesto galán,
mi leal amigo,
mi eterno enamorado,
que con sus tiernos cuidados y paciencia
sabe cómo curar mis heridas…
cuando la ciencia,
con sus avances y extraños artificios,
nunca me dio esperanza alguna…
   Hoy, al igual que ayer,
quiero que sepas
que no hay ni un solo instante
que no me sienta bendecida,
por tanto amor que me das
sin esperar nada a cambio,
algo que adoro
como todo lo que concierte a tu bellísimo ser…
                 


© Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet.

lunes, 20 de enero de 2014

El tren de los sueños...



  

              
                      

  Sentada en este frío y solitario andén, espero a que llegue mi tren. No negaré que llevo, un tiempo haciendo cola solo pare poder acceder a él, pero no ha sido hasta hoy, cuando me he armado de valor, dispuesta a embarcarme para hacer semejante travesía… estoy asustada y al mismo tiempo, ilusionada pues he luchado muchísimo para llegar hasta aquí. Hay quien afirma que solo pasa una vez en la vida y, que si no lo aprovechas, éste sigue de largo. Me aterra que ello sea así, por eso espero ansiosa igual que un reo que espera que le concedan la libertad…
   Quiero dejar atrás mi incipiente melancolía y soledad, tomar otro rumbo y sentir otros aires….ansío montarme en ese tren plagado de sueños e ilusión dejando a un lado los problemas y las preocupaciones que tanto me acometen y apenas me permiten pensar con claridad…la vida no ha sido muy generosa conmigo, si acaso, ha puesto en mi camino personas que solo sabía aprovecharse de mí y de mis sentimientos, arrojándome al más tenebroso olvido, por eso, hoy decido, tomar el control de todo aquello que me ha sido arrebatado tan injustamente para brindarme la oportunidad de ser feliz…pero la espera se me hace eterna pero no pierdo la esperanza porque aquí sigo sentada, como alma en pena, en esta sombría y angustiada estación, buscando un compañero de viaje con quien compartir mi camino, mis sueños, mis anhelos… pero lo que veo me aterra pues apenas hay nadie en el andén, salvo la añoranza de aquellos quienes esperaron y acabaron arrojando la toalla…solo el susurro del viento entona una monótona melodía que acompaña mi larga espera pero, aun así, no voy a desistir en este loco deseo de tomar ese tren el cual aún está por pasar y, que seguro me compensará con algo hermoso y duradero… 
             

           
© Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet.


domingo, 19 de enero de 2014

En busca de la felicidad.....



                                 

  Voy navegando por el inmenso mar de la vida, surcando enormes mareas y terribles tempestades para buscar ese fantástico sentimiento lugar del que todos hablan y que, unos pocos, han logrado alcanzar al lado de quien uno ama y cuyo nombres es felicidad...
  En esta larga ruta como navegante, me he topado con todo, de ahí que desviara mi camino, incluso he llegado a encallar perdido a la deriva, esperando con anhelo a que una suave brisa me devolviese la fuerza y el deseo de seguir luchando en mi desesperado viaje pues solo contaba con las desgastadas velas de mi ya tronado barco…después de lo vivido, apenas me quedan fuerzas. Estoy abatido y casi debilitado ante tantas batallas. Lo único que ansío es encontrar mi felicidad…
  La fe es lo único que me queda, después de haber surcado tantos mares embrabecidos pero sé que, tras la tormenta siempre llega la calma lo que me da ánimos para seguir navegando hasta donde llegue mi hermoso viejo barco… Pensar que existe ese sentimiento, que no denota pena ni dolor, solo amor, hace que recupere el aliento seguido de la propia emoción…
  Mis ojos miran fijamente el horizonte, apenas parpadean, mi corazón se desborda como si me fuese a salirme del pecho, mi instinto me guía para no volver a desviarme del camino, mis manos se aferran con fuerza al timón, mientras que mis desgastadas y viejas velas, hacen el último esfuerzo, aprovechando la suave brisa que surge de la nada, la cual entona una apacible melodía para mis ya lastimados oídos…
  Estamos cerca, lo sé, puedo percibirlo, es una sensación grande la que me invade y me envuelve, que me llena de emoción y, al mismo tiempo, de sosiego pues quiero llegar para  disfrutar de todo aquello que siempre busqué y anhelé al lado de quien siempre me amó y esperó durante mi largo viaje a casa...     
   
   
  

© Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet.