martes, 12 de abril de 2016

Ventisca


                                
            
                                 
                                    
                     
                                  
                                        


  Entre naufragios voy como aquel noble pájaro amputado por la ventisca, cuya mirada irradia dolor, mientras el frío juguetea con sus alas, y la muerte conmuta su temor por horas de desconcierto…he sollozado tanto, que he olvidado cómo florecer de la escarcha para que el silencio no me tiente con su verdad itinerante, hilvanada entre memorias y sentimientos, que llueven como espinas sobre mi corazón destronado de alegrías…¿por qué hay tanta soledad en mis manos? Yo que quise ver el firmamento a través de tu sonrisa, encuentro hoy oscuros océanos que se asemejan al ocaso de los días…  

© Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.