miércoles, 21 de enero de 2015

Títeres




                           


   No digas que lo nuestro fue una mero sueño concebido por la mesura de evadirnos de aquella devastadora melancolía que nos asistía, la cual nos condenó a ser títeres de ella misma…hasta que nos encontramos, atraídos y cegados por aquel latido que nos hizo estremecer, mientras nuestra alma se entregaba a aquel excelso ardor, quien acabó enterrado bajo aquella avalancha de infortunio que nos aguardaba…no en vano, nos perdimos, y no fuimos capaces de buscarnos en el silencio de las palabras, pese a ello incurres al aciago error de negarme, simplemente, para atormentarme sin tan siquiera mirarme a los ojos…

  
© Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet