miércoles, 18 de marzo de 2015

Cinismo




                          


   A veces, aparentamos ser algo que no somos, mientras nos creemos nuestras propias mentiras, las cuales transformamos en verdades relativas, sutilmente atractivas para los demás, ya que logramos eclipsar al prójimo con nuestra particular locuacidad, haciendo y deshaciendo, prometiendo e incumpliendo con una sorprendente destreza que a muchos deja perplejos…De hecho, tenemos la osadía de jugar a los dados con las emociones ajenas, manipulándolas in extremis con tal de ganar… sin importar el daño causado, puesto que aquí la moral y la ética se desvanecen dando paso al cinismo, singular compañero de faenas con el que se pisotea el alma de quien sea...porque nos ponemos el mundo por montera, clavando, sutilmente, puñales por la espalda, que apenas hieren sino que matan suavemente…Aun así, se tiende a negar lo innegable, sobre todo cuando el doliente yace sangrante por culpa de aquellos maleantes...quienes continúan acechando en las sombras, intentando buscar otra nueva presa a la que poder despedazar con su particular hipocresía.


© Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet