domingo, 28 de febrero de 2016

Tu nombre

                                          


Comparece ante mí, la muerte…
tan mundana, y liviana,
ansiosa por segar mi aliento
 roto por el frágil recuerdo
 de tu hermosa sombra
 amortajada entre linos blancos...
mientras la pena ruge, y el dolor,
juega a rebanar mi costado.  
   Llora el silencio sobre mi pecho calado.
Llora la madrugada sobre mis manos desgarradas.
Lloro yo, tu ausencia anhelada...
 ...tu voz arrebatada, y sepultada
 bajo la tierra escarbada,
que abriga tu fría calavera.
Más tu alma; noble, y delicada…
permanecerá, siempre, aferrada
 al murmullo del viento,
que evoca tu nombre,
y que escucho entre horas destempladas…

© Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.