lunes, 9 de marzo de 2015

Añoranza





                                              


    Malgasté mi esperanza perdida en la añoranza de querer recuperar aquello que fue, y nada hallé, salvo una extraña oscuridad que atrapó mi ser… y cegó mis emociones hasta convertirlas en envejecidas flores, esparcidas sobre un viejo sepulcro recubierto de polvareda, que nadie visita excepto aquel espectro que ve en él su fría morada, mientras el silencio le consume, y la tristeza lo asiste en sus horas de eterno descanso...al igual que a mí, ya que permanezco estancada entre el delirio y la cordura de mi triste desventura... sola y exenta de aliento, apenas me mantengo en pie para, así, poder afrontar este destino marcado por una nefasta ausencia, que me atormenta y condena enturbiando mi alma, ahora que nada en mi parece tener sentido… 


© Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet