sábado, 5 de abril de 2014

Egoísmo




                         

               
  Me he dado cuenta que disfrutabas jugando con mis sentimientos, hasta el extremo de martirizarme cuando menos lo esperaba, porque ¨lo nuestro¨, a decir verdad, fue un constante ir y venir de emociones enrevesadas, carentes de sentido y lógica, en las que  igual me jurabas amor eterno como, poco después, hacías como que no existía para ti. Algo que nunca entendí como tampoco tu compleja naturaleza…pese a ello, reconozco que caí en tu trampa de niño malcriado, carente de emociones y sentimientos, que siempre se resentía por cualquier cosa, exigiendo lo que nunca me diste y que siempre he esperado: cariño por tu parte. Si acaso, le sacaste buena tajada a este loco amor surgido de la nada, y con el que te encumbraste, nombrándote legítimo dueño de una absurda ilusión que nació y murió dentro de mi ser…
   Mas pensé que algún día recapacitarías, dándote cuenta del enorme daño que me hacías pero no fue así, porque seguiste sometiéndome a tu voluntad y así poder manipularme a tu libre albedrío, fingiendo ser alguien que nunca has sido, ya que eres esa sombra impregnada de puro egoísmo, que ni quiere ni se deja querer, excepto por sí mismo…pero, a veces, el corazón nos ciega y ensordece, de tal modo, que no escuchamos la razón, la cual intenta quitarnos esa venda de los ojos, mientras vamos alimentando nuestra alma, con absurdas esperanzas, que nunca llegan, simplemente, porque van desvaneciéndose en el camino…
  No diré que me arrepiento de haberte amado, pero sí anunciarte que tu horrendo juego ha acabado, porque ya no soy la misma de antes, algo, en mi interior, ha cambiado. De hecho no soporto tu presencia, ni mucho menos tus caricias, mientras que tus besos denotan una irrefutable mentira, unida a una inconmensurable falsedad…pero, a la vista está, que diga lo que te diga, harás oídos sordos a mi lamento... sencillamente porque nunca me has querido lo suficiente como para haberme hecho feliz y no tan desdichada...


                                            Para N. con todo mi cariño.


  
© Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet.  

jueves, 3 de abril de 2014

Hipocresía



  
  Estoy cansado de divagar entre escombros de hipocresía y falsedad que azota este mundo, repleto de sombras que acechan el alma de cualquier noble mortal, el cual solo intenta encontrar un lugar, seguro, donde vivir en paz, mientras ve las horas pasar…pero ello, al parecer, es algo difícil de lograr, dado que la malicia está asaltando conciencias, solo para infectarlas con brotes de perversidad, que empuja al hombre a cometer actos espeluznantes, sembrando, así, el miedo y el terror a su paso…
  Aun así, miro a mí alrededor intentando enderezar mi camino fatal, perdido en mitad de la nada, con un constante, ir y venir de aquellos que someten a los demás, como dueños y señores de un mundo que no les pertenece ni les concernirá…
  Más me retuerzo de indignación y adolezco ante tanta oscuridad que ciega mi alma y corazón, mientras observo cómo yacemos confinados a una fría celda, toda inestable e insegura, donde la precariedad vive anclada en las entrañas de cualquier humilde hogar…
  ¿Por qué te quejas? Si aquí el que no corre vuela o sabe latín dijo el más sabio pues seguimos vagando, sin rumbo fijo, a merced de aquellos quienes disfrazan la mentira a modo de verdad, que empaña la creencia de muchas mentes ingenuas, que aún esperan que se produzca un milagro, en medio de tanta injusticia y violencia...
  ¡Sálvese quien pueda! Grita el más avispado, en un momento dado, de la función, mientras huye con lo ganado, haciendo mutis por el foro… y es cuando sube el telón, apareciendo en escena una nueva promesa de la actuación, quien interpreta el mismo papel que su antecesor, entretanto el público rompe en aplausos, embriagado por tanto carisma y  falacia…
    Y aquí, nadie dice nada… 



  

© Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet.  

miércoles, 2 de abril de 2014

Atrapados



                                      
  Nos desmontamos con una infinita premura, ansiosos por satisfacer este sorprendente apetito sexual que brota de manera incontrolada, ya que nos empuja a actuar de forma irracional pues no dudamos en comermos a besos, cegados por una inquietante locura y necesidad que nos impulsa a acariciamos, entre significativas muestras de deseo que emergen de forma libidinosa haciendo que temblemos en ricos estremecimientos...
  Tus jugosos y húmedos labios impregnan los míos, empapándolos con primorosos roces de absorbente pasión, que avivan este repentino ímpetu que enardece nuestro corazón, el cual late a un ritmo vertiginoso dispuesto a rebasar todos los límites habidos y por haber, donde tu cuerpo y el mío se buscan y se miman, a través de imperiosas acometidas seguidas por una sucesión de jadeos, en la que nos damos mutuo placer, entregándonos totalmente a este inesperado encuentro carnal…
 Nos fusionamos entre llamaradas de delirios que nos alientan a revolcarnos, devorándonos hasta quedar sin aliento, pero no desistimos en nuestro loco empeño en querer atrapar la cresta de esa gigantesca ola, que va aproximándose, paulatinamente, hacia nosotros solo para someternos al más fascinante deleite que embriaga todo nuestro ser… 




© Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet.  

martes, 1 de abril de 2014

Rendición



                  
  Me colmas con hermosos halagos que inundan mi ser, al mismo tiempo que me regalas sensuales caricias de amor, que intensifican la magia del momento, la cual nos atrapa en una incontrolada fantasía repleta de pasión donde nos descubrimos con deliciosos roces de auténtica exaltación…
  Mi boca se esparce sobre la tuya buscando tu lengua, derribando, así, cualquier vestigio de timidez que valga, mientras me tomas entre dulces tragos de deseo, recubierto con fuertes dosis de apasionamiento que nos envuelve, haciendo que se desate una sorprendente tormenta de sensaciones, que va más allá de lo lícito, pues en tus brazos siento que muero estremeciéndome al compás de tus acometidas y con tus dedos resucito, mientras mi cuerpo se agita, una y otra vez, alrededor del tuyo…
   Nos encumbramos sometidos a una espiral de emociones, que nos enganchan en una sucesión de armónicos suspiros, los cuales delatan este febril entusiasmo que sentimos el uno por el otro… más jadeamos extasiados, profundamente entregados y rendidos ante tanto derroche de placer que nos atrapa solo para arrojarnos al más bello de los embelesos...




© Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet. 

lunes, 31 de marzo de 2014

Amándote



                     
   Haz que mi corazón se acelere con cada beso tuyo mientras me desnudas con caricias desmedidas, impulsado por una frenética urgencia que va más allá de toda reserva, tus labios hacen estragos en mi ser el cual tiembla sometido al cálido roce de tu piel…nos rendimos dominados por un palpitante juego, donde ambos nos dejamos llevar por el más puro deleite, empujados por una arrolladora pasión que nos atrae, convirtiéndonos,desesperamente, en esclavos de nuestra propia necesidad…
  Nos devoramos con infinitas muestras de atrevimiento en la que nuestros cuerpos arden y se agitan al compás de ese deseo que fluye para arrastrarnos hacia ese torbellino de exaltación, que va in crescendo, llevándonos al borde de la locura…
  Nos estremecemos con cada roces íntimo que aviva nuestro ser,  el cual se desata mientras no dudo en corresponderte, bebiendo de tus labios y bailando al ritmo de tus incesantes gemidos y ruegos que emergen como un coro celestial de tu garganta...más me llenas y colmas con cada embestida que vas más allá de lo indebido…donde nos realzamos febrilmente para poco después desarmarnos en mil pedazos…



 © Propiedad Intelectual. Todos los relatos, novelas y poesías que leéis están registrados. Charlotte Bennet.