jueves, 25 de diciembre de 2014

Creí






                         
   Creí que la ilusión y la esperanza se unirían para volver a nuestro lado, y así devolvernos lo que nos fue arrebatado, pero éstas recularon desvaneciéndose, sigilosamente, para dejar tras de sí un corazón deshecho, el cual le ruega al tiempo  olvidar para así aliviar este malestar, que no quiere cicatrizar por más que lo intento persuadir con sólidos argumentos que no parecen surtir efecto… ya que igual lloro como me río ansiando poder enterrar este padecimiento y esparcir sus cenizas al viento…para que se disperse el recuerdo de este amor extraño dominado por la sombra del desencanto, quien prosigue caminando con pasos firmes, arrasando con todo lo que encuentra  a su alcance incluida mi pobre alma entristecida…

                        Dedicado a mi querida amiga Paula Ameijenda Garrido.


© Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.