jueves, 11 de agosto de 2016

Tratar de resucitar el aire

               
                 
                  
                  
                      
                            



  Tratar de resucitar el aire que no derrama su aliento sobre mi rostro demacrado envuelto por emociones enredadas, enemigas de soles enmascarados y voces fingidas que no razonan sino que contaminan el alma con cenizas. Dormir y despertar bajo el frío sudor de la muerte que vela las horas en que soy un fragmento ahogado por la apariencia, la cual intenta abrirse paso entre un todo que no avanza sino que se cierra como el ocaso. No obstante, ¡que llueva si es preciso sobre mi lecho vacío de ángulos y formas! ¡Que acabe lo que se ha empezado! Pero que el viento no me culpe de este estrago. Ni me elija para caminar por aquel lóbrego laberinto, ya que di todo lo que poseí...
                                                     


© Propiedad Intelectual. Charlotte Bennet.